Posts Tagged ‘nebulosa’

Tan lejos, tan bello

mayo 24, 2010

Uf, tengo esto paradísimo, discúlpenme mis queridos e intrépidos lectores. A ver si vuelvo a la carga.
Hace exactamente un mes se cumplió en 20º aniversario del lanzamiento del telescopio espacial Hubble. El trasto se ha portado de maravilla y ha aportado tremendos descubrimientos al entendimiento del Universo, así como una infinidad de imágenes, como veréis, de una belleza majestuosa.

Uno de los grandes descubrimientos que le debemos al Hubble es la constatación de la existencia de agujeros negros supermasivos. Si bien Albert Einstein predijo matemáticamente su existencia, no fue hasta el año 94 cuando se obtuvo alguna confirmación al respecto. Un buen día de ese año el telescopio detectó “algo” en la galaxia M87, cuya masa era nada menos que la equivalente a 3000 soles, ecco, avistamos el primer agujero negro.
Ahí no paró la cosa: Gracias a las imágenes obtenidas, los científicos de la NASA llegaron a la conclusión de que la inmensa mayoría de las galaxias cuentan en su centro con un agujero negro supermasivo, incluida la nuestra.
Igualmente el Hubble ha provisto a los científicos de evidencias de la existencia de la energía oscura, que se cree responsable de la continua expansión del Universo, es decir, la que genera que la galaxias se alejen unas de otras de modo constante.
Los datos del Hubble permitieron también estimar con mayor precisión la edad del Universo. El propio Edwin Hubble (en honor a él, el nombre del telescopio) descubrió ya en 1920 que en efecto el Universo se expande, definió la famosa constante de Hubble y con ella pudo estimar su velocidad de expansión y su edad. Los datos que ha arrojado el telescopio han permitido afinar la edad del
Universo a 13.500 millones de años, dos telediarios, vamos.
Captó igualmente en 2005 la primera fase que da lugar a un planeta, donde se puede observar un disco de polvo y gas alrededor de una estrella recién nacida se hace cada vez más densa, floculando en lo que posteriormente formaría un planeta, igual que pasó por aquí un tiempecito.
Vamos que esto ha sido un no parar. Y lo que le queda!

Aquí os dejo algunas fotazas: Todas cortesía de la NASA

Inmensísimas masas de gas interestelar compactado en la Nebulosa Eagle una región cercana a nuestra galaxia (7.000 años-luz) tirando hacia la constelación Serpens. Estas tremendas columnas son principalmente de hidrógeno y miden varios años-luz de distancia. El gas es tan denso que en ciertas regiones éste colapsa por su propia masa, formando estrellas jóvenes (los puntitos rojos) que continúan brillando a medida que acumulan más y más gas de su alrededor.


Nebulosa planetaria del Ojo de Gato. En realidad esta nebulosa no tiene nada de planetaria. Se produce en los últimos momentos (astronómicamente hablando, dura una decenas de miles de años) de vida de una estrella gigante roja. Se trata de la eyección de plasma y gas ionizado hacia el exterior desde la capa externa de la estrella. Su núcleo, que aún subsiste aunque se encuentra a una enorme temperatura (punto blanco central), emite grandes cantidades de radiación ultravioleta que ioniza el gas en expansión. El gas contiene elementos diversos como carbono, nitrógeno y oxigeno así como calcio y metales pesados, productos de la fusión atómica que se da en el núcleo de la estrella. Es por ello que las nebulosas planetarias se consideran de enorme importancia en la formación de nuevas galaxias.


Ésta es la Galaxia Sombrero, mide aproximadamente 50.000 años luz de diámetro y se encuentra a 28 millones de años luz de la Tierra. 28 millones de años luz! Su orientación con respecto a la tierra es de sólo 6 grados, por eso sólo la podemos pillar de lado. Lo que vemos es un cinturón de polvo estelar, que evidencia su forma de espiral. A pesar de lo lejana que está, es tremendamente brillante, equivaliendo a unos 8 billones de soles como el nuestro. De hecho, está casi en el límite para poder verse con el ojo “a pelo”, y con un telescopio cutre, dicen que se ve bien. Aunque seguro que no tan bien como con el Hubble.

En esta foto dos galaxias, llamadas Antennae colisionan; en el proceso se forman billones de estrellas. Los puntos más claros de la foto son las zonas más activas de formación de estrellas. Las dos regiones anaranjadas en el centro corresponden a los centros de cada una de la galaxias formadas por estrellas más antiguas, que van acompañadas de “filamentos” de polvo interestelar, mientras que las zonas rosas son enormes masas de hidrógeno.

No somos nada! Pero ná de ná!

Por cierto, echad un vistazo a la galería de fotos de la NASA, que es pa fliparlo.